Qué hacer en Mallorca: Las 25 mejores cosas

Dónde alojarse en Mallorca es esencial para disfrutar de las 25 mejores cosas que hacer en la isla. En este artículo te las contamos!

1. Recorrer su vibrante capital

Nuestra primera parada en Mallorca nos lleva a su vibrante capital, Palma de Mallorca. Esta ciudad es un perfecto ejemplo de cómo se puede conjugar el espíritu moderno y cosmopolita con el respeto a su rica historia y tradiciones.

Entre los lugares que no puedes perderte se encuentran:

  • La Catedral de Palma, una auténtica joya arquitectónica.
  • El casco antiguo, con sus estrechas calles llenas de historia.
  • Los numerosos museos y galerías de arte que ofrecen una visión profunda de la cultura local.

Para los amantes de la gastronomía, Palma ofrece una amplia gama de opciones, desde exquisitos platos locales en Sa Roqueta o Ca Na Toneta, hasta una variedad de opciones internacionales. No olvides disfrutar de un paseo en catamarán a Illetas para experimentar la belleza del mar Mediterráneo desde una perspectiva única.

2. El tren de madera

Sóller, un destino imprescindible en Mallorca, ofrece una experiencia única con su tren de madera que parece detenido en el tiempo desde su inauguración en 1912. Este viaje desde Palma hasta Sóller atraviesa la hermosa Sierra de Tramontana, ofreciendo vistas espectaculares del paisaje.

Una vez en Sóller, no puedes perderte:

  • Pasear por la Plaza de la Constitución, el corazón del pueblo, y admirar la Iglesia de San Bartolomé con su fachada modernista.
  • Disfrutar del sol en el Puerto de Sóller, donde puedes ver los barcos pasar, subir al Mirador de Santa Catalina o hacer una excursión hasta el faro para disfrutar de vistas inigualables de la bahía y las montañas.
  • Realizar un paseo en barco a Sa Calobra, una de las calitas más espectaculares de la isla, para apreciar magníficas vistas del mar y la costa.

Además, Sóller es el punto de partida ideal para excursiones náuticas y conocer más a fondo la cultura local a través de un free tour por la ciudad en español. Una mezcla perfecta de naturaleza, historia y cultura que hace de Sóller un lugar inolvidable.

3. Las cuevas del Drach

Descubre uno de los lugares más mágicos de Mallorca en Porto Cristo: las mundialmente conocidas Cuevas del Drach. Un espectáculo natural de más de 1200 metros de recorrido y 25 metros de profundidad, donde se encuentra el lago Martel, uno de los mayores lagos subterráneos del mundo. La visita incluye un concierto en directo y la posibilidad de cruzar el lago en barca, una experiencia única que no te puedes perder.

Cómo visitar las Cuevas del Drach:

  • Ubicación: Se encuentran en la localidad de Porto Cristo, a una hora de Palma y a menos de 15 kilómetros de Manacor.
  • Recomendación: Para una experiencia completa, se sugiere la excursión a las Cuevas del Drach a través de Civitatis, que incluye entradas, transporte, un paseo en góndola por el lago Martel y guía experto en español. Además, ofrecen recogida y retorno a tu hotel, facilitando así tu visita.

Las estalactitas y estalagmitas, a veces unidas formando columnas, y las diferentes tonalidades de las paredes realzadas por una iluminación excepcional, hacen de este lugar un espectáculo visual inolvidable. No dejes de explorar este maravilloso rincón de la isla.

4. La Cartuja de Valldemossa

Valldemossa, ubicado en la Sierra de Tramontana, es un destino que no puede faltar en tu visita a Mallorca. Este pueblo destaca por su encantadora arquitectura y las calles empedradas, ofreciendo una experiencia única de tranquilidad y belleza. La Cartuja de Valdemossa es uno de sus principales atractivos, donde Chopin y George Sand pasaron el invierno de 1838 a 1839. Este antiguo palacio real, que data de 1309, es famoso por su cúpula verde, el claustro y el jardín de cipreses.

Algunos puntos de interés en Valldemossa incluyen:

  • La celda número 4 en la Cartuja, que conserva recuerdos de Chopin y George Sand.
  • La Ermita de la Santísima Trinidad.
  • Callejear por sus calles empedradas y admirar las casas con contraventanas de color verde, repletas de flores.

Además de su riqueza cultural y arquitectónica, Valldemossa ofrece tiendas locales donde puedes encontrar productos artesanales únicos y disfrutar de la moda local en pequeñas boutiques con encanto. No olvides visitar el puerto a través de una estrecha carretera repleta de curvas, donde podrás disfrutar de vistas al mar.

5. La Torre de Verger

En la parte suroeste de la Sierra de Tramontana, Banyalbufar se presenta como un espectáculo de valles, montañas y paisajes abiertos al mar. Este pueblo destaca por sus innumerables bancales sobre el mar, huertos en forma de terrazas que crean un paisaje de cultivo único en la isla.

Entre sus puntos de interés se encuentra la Torre de Verger, una torre de vigilancia desde donde se pueden disfrutar de vistas excepcionales. No menos importante es la Iglesia de la Natividad de Santa María, situada en el corazón del pueblo. Para los amantes de la naturaleza, es posible descender a pie por una escalera hasta la pequeña Cala de Banyalbufar, un rincón perfecto para disfrutar de la tranquilidad del mar.

  • Torre de Verger: Disfruta de vistas panorámicas.
  • Iglesia de la Natividad de Santa María: Explora el centro espiritual del pueblo.
  • Cala de Banyalbufar: Un descenso a pie te lleva a este tranquilo rincón marino.

6. Las hechizantes calles empedradas de Deià

Deià es un pintoresco pueblo situado entre el mar y la montaña, conocido por su capacidad de hechizar a artistas de todo el mundo. Este lugar invita a pasear por sus calles empedradas, descubrir la Iglesia de San Juan Bautista y disfrutar de las vistas desde el Mirador de los Cañones. Además, el cementerio local ofrece una panorámica sorprendente sobre el mar.

Entre sus ilustres residentes se encuentra el escritor Robert Graves, cuya casa se conserva intacta como testimonio de su legado. Otro punto de interés es Son Marroig, propiedad del archiduque Salvador de Austria, que destaca por su jardín y un romántico mirador, desde donde se pueden admirar atardeceres espectaculares y la vista de Sa Foradada.

7. La imponente muralla de Alcúdia

Alcúdia, con su rica historia marcada por la antigua Pollentia romana fundada en el año 123 a.C., es un destino que no puedes perderte. La imponente muralla y la Iglesia de San Jaime son testigos del pasado glorioso de esta ciudad, ofreciendo una vista panorámica inigualable.

Entre sus atractivos se destacan:

  • El Puerto de Alcúdia, el puerto comercial más grande de Mallorca.
  • El Parque Natural de s’Albufera, el principal humedal de las Islas Baleares, ideal para los amantes de la naturaleza.

Además, su bahía es uno de los centros turísticos más animados de Mallorca, donde la combinación de historia, naturaleza y vida moderna se fusionan para crear una experiencia única.

8. El casco antiguo de Pollença

Pollença, situada en el norte de Mallorca, es un destino imprescindible para quienes buscan sumergirse en la cultura y el arte de la isla. Muy frecuentada por intelectuales y artistas, esta localidad sorprende con su bello casco antiguo y su puerto, que sirve de puerta de entrada a la espectacular Península de Formentor.

Algunos puntos de interés en Pollença incluyen:

  • La Plaza Mayor, corazón de la localidad.
  • La Parroquia de Nuestra Señora de los Ángeles.
  • El Convento de Santo Domingo y su claustro.
  • Los Jardines de Joan March.
  • El Oratorio del Roser Vell y el conjunto de Montesión.

Además, no puedes dejar de visitar las playas cercanas, como Cala Formentor, Cala Murta y la Cala de San Vicente, cada una ofreciendo un paraíso de arenas finas y aguas cristalinas rodeadas de naturaleza. Pollença es, sin duda, un lugar que combina historia, cultura y belleza natural de manera excepcional.

9. El barrio de Es Pantaleu en Andratx

Andratx, situado en un hermoso valle de las últimas estribaciones de la Sierra de Tramontana, es el destino perfecto para quienes buscan una combinación perfecta de mar y montaña. La Iglesia de Santa María, que data de 1248, y el Castillo de Son Mas, actual sede del Ayuntamiento, son dos visitas obligadas para cualquier visitante.

Durante tu estancia, no te pierdas:

  • Un paseo por el antiguo barrio de Es Pantaleu, lleno de rincones pintorescos.
  • Explorar el Puerto de Andratx, un bellísimo puerto natural que ofrece playas y calas para todos los gustos, desde urbanas y bulliciosas hasta aisladas y tranquilas.
  • Visitar la Playa Camp de Mar y su islote, accesible a través de un puente de madera, y Cala Blanca, una playa virgen donde son bienvenidos los perros.

Desde la Playa Sant Elm, se pueden admirar unas vistas impresionantes de Sa Dragonera, el mayor de los islotes próximos al litoral mallorquín, que forma parte del Parque Natural de Sa Dragonera. Andratx es, sin duda, un lugar que no puedes dejar de visitar en Mallorca.

10. El Parque Natural de Llevant

Artá, situado en el noreste de Mallorca, es un destino que cautiva por su rica historia y su impresionante patrimonio natural y cultural. Explora el Parque Natural de Llevant, un espacio de belleza inigualable donde podrás disfrutar de senderismo, observación de aves y paisajes que te dejarán sin aliento.

Entre sus calles, encontrarás una mezcla fascinante de tradición y modernidad, con tiendas de artesanía local, galerías de arte y restaurantes que sirven deliciosa gastronomía mallorquina. No te pierdas la visita a la iglesia de San Salvador, que ofrece unas vistas panorámicas espectaculares de la zona.

  • Visita el Parque Natural de Llevant.
  • Recorre las calles del pueblo y descubre su rica oferta cultural.
  • Degusta la gastronomía local en uno de sus restaurantes.

Artá es un lugar perfecto para aquellos que buscan sumergirse en la autenticidad de Mallorca, combinando naturaleza, cultura y gastronomía en un solo destino.

11. El pueblo medieval de Fornalutx

Fornalutx, considerada una de las poblaciones más bellas de Mallorca, se encuentra en la Sierra de Tramontana, a los pies del Puig Mayor. Este encantador pueblo de postal destaca por su casco antiguo de carácter medieval, con empinadas callejuelas empedradas y casonas de piedra adornadas con flores en sus fachadas.

El corazón de Fornalutx se sitúa en la Plaza de España, donde se encuentran los dos edificios más emblemáticos: el Ayuntamiento y la Iglesia de la Transfiguración del Señor, un templo del siglo XIII. Además, sus alrededores ofrecen paisajes de ensueño entre bosques y montañas, ideales para los amantes de la naturaleza.

  • Visita el casco antiguo y admira la arquitectura medieval.
  • Explora la Plaza de España y sus edificios emblemáticos.
  • Disfruta de los paisajes naturales que rodean el pueblo, perfectos para senderismo y fotografía.

12. Las espectaculares vistas panorámicas de Capdepera

Capdepera, situada en la zona más oriental de Mallorca, es famosa por su impresionante castillo del siglo XIV, construido por orden del rey Jaime II. Desde sus murallas, se pueden disfrutar de unas vistas panorámicas espectaculares de la línea de costa y del canal de Menorca, lo que lo convierte en un punto de interés obligatorio para los visitantes.

Además del castillo, Capdepera ofrece otros atractivos como la Iglesia de Nuestra Señora de la Esperanza y la Torre de Miquel Nunis, que suman al encanto histórico de la localidad. Fuera del núcleo urbano, las Cuevas de Artá, ubicadas en la bahía de Canyamel, ofrecen una experiencia única con sus formaciones rocosas naturales.

  • Visita el Castillo de Capdepera para disfrutar de las vistas.
  • Explora la Iglesia de Nuestra Señora de la Esperanza y la Torre de Miquel Nunis.
  • No te pierdas las Cuevas de Artá, para una aventura natural inolvidable.

13. Las Calas de ensueño de Santanyí

Santanyí, situado en el sur de la isla de Mallorca, es un destino que combina a la perfección la tranquilidad del campo con unas calas de ensueño. Este lugar ha sabido preservar su encanto rural, siendo el centro neurálgico la Plaza Mayor, donde se encuentra el edificio del Rectorado. En su casco antiguo, aún se pueden ver restos de la antigua muralla y la Puerta Murada.

Una vez en Santanyí, es imprescindible visitar el Parque Natural de Mondragó, un espacio de belleza excepcional que alberga playas paradisíacas como la Playa S’Amarador y Cala Mondragó, también conocida como Ses Fonts de N’Alís. Estas playas son altamente valoradas por su conservación ecológica.

  • Lugares de interés en Santanyí:
    • Plaza Mayor y el edificio del Rectorado.
    • Restos de la antigua muralla y la Puerta Murada.
    • Parque Natural de Mondragó.
    • Playa S’Amarador.
    • Cala Mondragó (Ses Fonts de N’Alís).

14. La riqueza cultural de Petra

Petra, un pintoresco pueblo de interior en la comarca del Pla, ofrece una experiencia única lejos de las típicas playas de Mallorca. Aquí nació Fray Junípero Serra, una figura muy presente en la localidad, a quien se le ha dedicado un museo. Este lugar invita a pasear por sus calles empedradas y admirar las casas de piedra que caracterizan su arquitectura.

  • La Plaza de Junípero Serra es el corazón del pueblo, rodeada por la Iglesia de San Pedro y el Convento de San Bernardino.
  • No te pierdas la oportunidad de subir al Puig de Bonany, donde encontrarás el Santuario y Ermita de Bonany, desde donde se disfrutan vistas panorámicas impresionantes.

Petra es un destino que encanta por su tranquilidad y su riqueza cultural, ideal para quienes buscan descubrir la Mallorca más auténtica y rural.

15. El impresionante Cañon de Torrent de Pareis

El Torrent de Pareis es una visita obligatoria para los amantes de la naturaleza y las aventuras al aire libre en Mallorca. Este impresionante cañón, situado en la Sierra de Tramuntana, ofrece un espectacular paisaje de rocas calizas y aguas cristalinas que desembocan en el mar Mediterráneo.

  • Preparación: Antes de aventurarte, asegúrate de llevar calzado adecuado, agua y protección solar.
  • Ruta: La caminata por el Torrent de Pareis es desafiante, pero las vistas y la experiencia son inolvidables. Se recomienda para personas con buena condición física.
  • Punto de encuentro: La excursión suele comenzar en Escorca y termina en la playa de Sa Calobra, donde podrás relajarte y disfrutar de las aguas turquesas después de la caminata.

La combinación de aventura, belleza natural y el reto físico hacen del Torrent de Pareis una experiencia única en Mallorca. No olvides llevar tu cámara para capturar los impresionantes paisajes que encontrarás a lo largo del camino.

16. Festa des Vermar

La Festa des Vermar es una celebración única en Mallorca que marca el final de la temporada de cosecha de uvas. Durante este festival, los visitantes pueden experimentar la tradición de pisar las uvas y participar en competiciones de lanzamiento de uvas, lo que añade un toque divertido y competitivo a la festividad.

  • Participa en el pisado de uvas: una experiencia auténtica que te conecta con las tradiciones locales.
  • Asiste a competiciones de lanzamiento de uvas: una manera divertida de interactuar con otros asistentes y disfrutar del espíritu festivo.

Además de estas actividades, la Festa des Vermar ofrece catas de vino, música en vivo y danzas tradicionales, lo que la convierte en una experiencia cultural completa para disfrutar con amigos y familia. No te pierdas la oportunidad de sumergirte en la cultura vinícola de Mallorca a través de esta festividad tan especial.

17. Realizar rutas de senderismo

Mallorca no es solo playas y calas; es un paraíso para los amantes del senderismo. Acantilados, colinas, montañas, cañones, torrentes y valles te esperan para ser explorados a pie, ofreciendo una experiencia única en contacto con la naturaleza.

Algunas rutas recomendadas incluyen:

  • El Parque Natural de la Península de Levante, ideal para descubrir playas vírgenes y vistas espectaculares.
  • El Torrent de Pareis, para los más aventureros, ofrece un desafío con su impresionante cañón.
  • La ruta hacia la Ermita de Betlem, que combina historia y paisajes naturales.

Cada ruta ofrece una perspectiva diferente de la isla, desde sus yacimientos megalíticos hasta sus impresionantes vistas al mar. No olvides llevar agua, calzado adecuado y protección solar para disfrutar al máximo de estas experiencias al aire libre.

18. Perderte por sus Playas

Mallorca es un verdadero paraíso para los amantes de la playa, ofreciendo una diversidad impresionante de costas para explorar. Desde playas urbanas y bulliciosas hasta calas aisladas y tranquilas, hay algo para cada gusto. La Playa Camp de Mar y su islote accesible a través de un puente de madera, Cala Blanca, donde los perros son bienvenidos, y Cala d’Egos, para aquellos dispuestos a caminar un poco en busca del paraíso, son solo algunas de las opciones destacadas.

Desde la Playa Sant Elm, se pueden disfrutar vistas impresionantes de Sa Dragonera, un islote que forma parte del Parque Natural de Sa Dragonera. Además, la Playa S’Amarador, conocida por su alto valor ecológico, y Cala Mondragó, también llamada Ses Fonts de N’Alís, ofrecen entornos naturales únicos para los visitantes. No importa qué tipo de experiencia de playa estés buscando, Mallorca tiene una opción perfecta para ti.

19. Salto desde acantilados

El salto desde acantilados es una actividad emocionante que desafía a los más aventureros a superar su miedo a las alturas. Mallorca ofrece lugares idílicos para practicar esta actividad, con acantilados que se asoman a aguas cristalinas, proporcionando una experiencia única y adrenalínica.

  • Antes de lanzarte, asegúrate de estar en un área permitida y segura para el salto.
  • Siempre es recomendable hacerlo acompañado de profesionales o personas con experiencia.
  • Verifica la profundidad del agua y la ausencia de rocas sumergidas para evitar accidentes.

Esta actividad no solo es una prueba de valentía, sino también una oportunidad para disfrutar de vistas impresionantes y sumergirse literalmente en la belleza natural de Mallorca.

20. Navegando por las Islas Baleares

Navegar por las Islas Baleares ofrece una experiencia única e inolvidable, permitiéndote descubrir desde una perspectiva diferente las calas recónditas y las aguas azules cristalinas que caracterizan este archipiélago. Siente el viento en tu cabello mientras un yate de lujo cruza las olas del mar Baleares, explorando paisajes marinos que te dejarán sin aliento.

  • Buceo: Las aguas del mar Baleares esconden maravillas submarinas que merecen ser exploradas.
  • Ciclismo de montaña: Aprovecha las colinas y los paisajes para vivir aventuras en tierra.
  • Kitesurf: Las aguas profundas ofrecen el escenario perfecto para los amantes de este deporte.

Además de estas actividades, la navegación te permite acceder a lugares que de otra manera serían inaccesibles, ofreciendo una perspectiva única de la belleza natural de las Islas Baleares. No pierdas la oportunidad de vivir esta experiencia, ya sea en una excursión organizada o alquilando tu propio yate para una aventura más personalizada.

21. Excursión por las calas

Explorar las calas de Mallorca es una experiencia inolvidable, donde la belleza natural se combina con aventuras acuáticas y momentos de relajación. Reservar una excursión por las calas más espectaculares es una opción ideal para aquellos que desean descubrir estos rincones paradisíacos sin preocuparse por el transporte o la planificación.

  • Actividades acuáticas: Desde paddle surf, kayak hasta buceo, las calas ofrecen una amplia gama de actividades para disfrutar del mar cristalino.
  • Paseos en barco: Descubre calas escondidas y playas de ensueño en un relajante paseo en catamarán o un emocionante avistamiento de delfines.
  • Calas famosas: Entre las más destacadas se encuentran Cala del Moro, Cala S’Almunia, y Cala Mondragó. Cada una ofrece un paisaje único y aguas cristalinas ideales para el baño y el snorkel.

Para aprovechar al máximo la experiencia, es recomendable evitar las horas de máxima afluencia y considerar la reserva de excursiones guiadas que incluyan transporte y guía. Esta es una manera perfecta de explorar la diversidad de calas que Mallorca tiene para ofrecer, desde las más bulliciosas y urbanas hasta aquellas aisladas y tranquilas.

22. Historia y cultura

Mallorca es un tesoro de historia y cultura esperando ser explorado. Desde las antiguas ruinas talayóticas hasta los majestuosos edificios góticos de Palma, la isla ofrece una rica tapeztría de momentos históricos que han moldeado su identidad actual.

Descubre la diversidad cultural de Mallorca a través de sus numerosos museos, exposiciones y eventos culturales. Algunos puntos destacados incluyen:

  • La Catedral de Palma, una obra maestra del gótico mediterráneo.
  • El Castell de Bellver, con su distintiva forma circular.
  • Las exposiciones temporales en el Casal Solleric y otros espacios culturales.

Participa en charlas y conferencias para profundizar en el conocimiento de la historia local y la obra de artistas y arquitectos notables como José Ferragut. No pierdas la oportunidad de sumergirte en la rica historia y cultura de Mallorca durante tu visita.

23. Gastronomía local

La gastronomía de Mallorca es un reflejo de su rica cultura y tradición mediterránea. Explorar la cocina local es una aventura que no te puedes perder durante tu visita a la isla. Desde los restaurantes más sofisticados en el centro de Palma hasta las pequeñas tabernas escondidas en los pueblos, encontrarás una amplia variedad de sabores que te sorprenderán.

Algunos platos que debes probar incluyen:

  • Sobrasada, un embutido típico de la isla.
  • Tumbet, un plato vegetariano lleno de sabor.
  • Ensaimada, un dulce que no necesita presentación.

Además, la isla ofrece experiencias gastronómicas únicas como degustaciones de vinos locales, talleres de cocina y tours gastronómicos que te permitirán sumergirte completamente en la cultura culinaria de Mallorca. No dejes pasar la oportunidad de disfrutar de la auténtica cocina mallorquina y de participar en estas experiencias que enriquecerán tu viaje.

24. Mercados tradicionales

Los mercados tradicionales de Mallorca son un escaparate vibrante de la cultura y la artesanía local. Aquí, descubrirás piezas únicas y exclusivas que reflejan el estilo de vida mallorquín, desde ropa vintage hasta artesanías meticulosamente elaboradas. Entre los mercados más emblemáticos se encuentra el Mercado de Santa Catalina, un lugar imperdible para quienes buscan llevarse un pedazo de Mallorca a casa.

Algunos consejos para disfrutar al máximo de los mercados tradicionales incluyen:

  • Llegar temprano para evitar las multitudes.
  • Regatear con los vendedores puede ser parte de la experiencia de compra.
  • No olvides probar los productos locales, especialmente los alimentos frescos y las especialidades culinarias.

Cada mercado en Mallorca tiene su propio encanto y ofrece una experiencia única. Sumergirte en estos espacios no solo es una oportunidad para hacer compras, sino también para conectar con la historia y la cultura de la isla.

25. Vida nocturna

La vida nocturna en Mallorca ofrece una experiencia vibrante y diversa, ideal para todos los gustos. Desde bares con música en vivo hasta discotecas que permanecen abiertas hasta el amanecer, la isla se transforma cuando cae la noche.

Palma de Mallorca es el corazón de la vida nocturna de la isla, con una amplia gama de opciones para disfrutar:

  • Bares y cafeterías con actuaciones en vivo.
  • Discotecas y clubes donde bailar hasta el amanecer.
  • Coctelerías con ambientes íntimos y creativas mezclas.

Además de Palma, otros pueblos como Sóller y Alcúdia también ofrecen interesantes propuestas nocturnas, desde bares tranquilos hasta fiestas en la playa. La vida nocturna en Mallorca es una mezcla perfecta de cultura, diversión y belleza, asegurando que cada noche sea una aventura inolvidable.